linea legal logopng

Dación en Pago y Tributación: Aspectos Clave en España

dacion en pago tributacion
Tabla de contenidos

La dación en pago en España es un proceso en el cual una persona cancela su deuda hipotecaria entregando su vivienda habitual al banco. Existen requisitos legales y fiscales para su aplicación, así como implicaciones tributarias a considerar. En este artículo, exploraremos el concepto, el marco legal, las implicaciones fiscales, los problemas y desafíos, las ventajas y desventajas, y responderemos preguntas frecuentes relacionadas con la dación en pago y tributación.

Alternativa a la dación en pago: derecho a cancelar deuda

Si tu intención es entregar la vivienda y liberarte de las deudas entonces presta atención a lo que te vamos a explicar.

Una dación en pago puede parecer una buena solución, pero existe una solución mucho mejor.

La dación en pago tiene dos problemas grandes.

  • El primero es que es algo que negocias con el banco. Tú no puedes hacer una dación en pago  si el banco no quiere. No puedes obligar al banco a que se quede con tu vivienda a cambio de la deuda.
  • El segundo problema, es que muchas veces el banco acepta la dación en pago de la vivienda pero ésta no cubre el total de la deuda, por lo cual, acabas entregando tu vivienda y además te queda un remanente de deuda.

Si lo que quieres es liberarte al 100% de la hipoteca entones la figura jurídica a la que debes acogerte es el derecho de la insolvencia. Este mecanismo legal permite entregar tu vivienda y quedar exonerado de toda la hipoteca. Y no sólo eso, sino que también quedas perdonado del resto de préstamos personales que no puedas pagar.

Es una figura legal que está establecida para ayudar las personas que no pueden pagar sus deudas.

Si te interesa esta opción podemos ayudarte, rellena nuestro formulario y te ayudaremos.

¿Te cuesta Pagar tus Deudas?

Cancela toda la Deuda que no puedas pagar gracias al trámite Europeo. 

Contacta con nosotros y te explicamos cómo hacerlo.

Dación en Pago en España

En el contexto financiero español, la dación en pago es un proceso utilizado para cancelar una deuda hipotecaria entregando la vivienda al banco. A continuación, se explorarán diferentes aspectos relacionados con la dación en pago en España.

Concepto y definición de la dación en pago

La dación en pago se refiere a la situación en la cual un deudor entrega su vivienda al banco para saldar la deuda hipotecaria. Con esta entrega, el banco se convierte en propietario de la vivienda y el deudor queda liberado de la deuda. La dación en pago es una forma de solución hipotecaria que se utiliza cuando el deudor no puede hacer frente a los pagos y evitar una posible ejecución hipotecaria.

Marco legal de la dación en pago en España

El marco legal de la dación en pago en España está regulado por diferentes normativas, entre las que destacan la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil. Estas leyes establecen los derechos y obligaciones tanto del deudor como del banco en el proceso de dación en pago. Además, se han implementado medidas legislativas específicas para proteger a los deudores en situación de vulnerabilidad, como la Ley de Protección de Deudores Hipotecarios.

Requisitos para la dación en pago

Para que se pueda llevar a cabo la dación en pago en España, es necesario cumplir con ciertos requisitos. Uno de los requisitos fundamentales es que la vivienda objeto de la dación en pago sea la residencia habitual del deudor. Además, la vivienda debe estar hipotecada para su adquisición. La deuda cancelada debe ser mayor al valor de la vivienda y se debe contar con el consentimiento de la entidad bancaria para realizar la dación en pago.

Implicaciones fiscales de la dación en pago

La dación en pago tiene diversas implicaciones fiscales que deben tenerse en cuenta al momento de llevar a cabo este proceso. A continuación, se detallan las principales implicaciones fiscales relacionadas con la dación en pago y la tributación asociada.

Ganancia patrimonial generada por la dación en pago

La ganancia patrimonial generada por la dación en pago se refiere a la diferencia entre el valor de la vivienda y el importe de la deuda cancelada. Es importante determinar el valor de la vivienda, el cual se calcula tomando en cuenta el precio de adquisición o el valor de mercado, eligiendo aquel que sea menor. Además, es necesario que la deuda cancelada sea mayor al valor de la vivienda para que exista ganancia patrimonial.

Exención de tributación de la ganancia patrimonial

Para que la ganancia patrimonial generada por la dación en pago esté exenta de tributación, se deben cumplir ciertos requisitos. En primer lugar, la vivienda debe ser la residencia habitual del contribuyente y estar hipotecada para su adquisición. Es decir, la dación en pago de una segunda vivienda no será considerada válida. Además, deben cumplirse límites y condiciones adicionales, que pueden variar en cada situación particular.

Impuestos relacionados con la dación en pago

Plusvalía municipal:

En el caso de la dación en pago de una vivienda a una entidad de crédito, se debe abonar el impuesto conocido como ‘plusvalía municipal’.El Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, comúnmente conocido como Plusvalía Municipal, es un tributo directo que grava el incremento de valor que experimentan los terrenos de naturaleza urbana en el momento de su transmisión. En el contexto de una dación en pago, este impuesto es de especial relevancia, ya que la transferencia de la propiedad del inmueble al acreedor puede generar una obligación tributaria por este concepto.

El sujeto pasivo del impuesto, es decir, la persona obligada al pago, es el transmitente del terreno, en este caso, el deudor que entrega el bien inmueble como forma de pago. Sin embargo, en las operaciones de dación en pago, es habitual que las partes acuerden que sea el acreedor (normalmente una entidad financiera) quien asuma el pago de este impuesto como parte de las condiciones de la operación.

La base imponible del impuesto se determina por el incremento de valor que el terreno ha experimentado durante el periodo de tenencia por parte del deudor. Este incremento se calcula aplicando un porcentaje sobre el valor catastral del suelo, que varía en función del tiempo que el inmueble ha estado en posesión del transmitente y de los coeficientes establecidos por el ayuntamiento correspondiente.

La cuantía del impuesto resulta de aplicar el tipo de gravamen, fijado por cada ayuntamiento dentro de los límites establecidos por la ley, a la base imponible calculada. Los tipos de gravamen son variables y dependen de la normativa municipal.

La gestión de este impuesto corresponde al ayuntamiento del municipio donde se ubica el terreno. El plazo para liquidar el impuesto es de 30 días hábiles a partir del día siguiente a la fecha en que se produzca la transmisión del terreno.

Existen ciertas exenciones y bonificaciones aplicables al impuesto que pueden reducir o eliminar la carga tributaria. Por ejemplo, en algunos casos, las transmisiones de inmuebles realizadas como consecuencia de actos de ejecución hipotecaria pueden estar exentas del pago de la Plusvalía Municipal.

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) del deudor hipotecario:

La dación en pago implica una alteración patrimonial en el IRPF del deudor hipotecario. Aunque en teoría el abandono de la vivienda no debería tener consecuencias negativas en este impuesto, en la práctica puede generarse una ganancia patrimonial ficticia que debe ser declarada. Esto se debe a que el valor actual de mercado de la vivienda suele ser mucho menor que el saldo del préstamo hipotecario.La dación en pago se considera una transmisión patrimonial a efectos del IRPF, lo que implica que el deudor, al transmitir un bien inmueble al acreedor para satisfacer una deuda, puede generar una ganancia o pérdida patrimonial. Esta ganancia o pérdida se determina por la diferencia entre el valor de adquisición y el valor de transmisión del bien.

Para calcular la ganancia o pérdida patrimonial, es necesario establecer el valor de transmisión del bien inmueble. En el caso de la dación en pago, el valor de transmisión será el importe de la deuda que se extingue con la operación. Si este importe es superior al valor de adquisición del bien, se producirá una ganancia patrimonial; si es inferior, se generará una pérdida patrimonial.

Existen ciertas circunstancias en las que la ganancia patrimonial derivada de una dación en pago puede estar exenta o sujeta a reducciones en el IRPF. Por ejemplo, la Ley del IRPF contempla una exención para la dación en pago de la vivienda habitual del deudor en casos de ejecución hipotecaria, siempre que se cumplan determinados requisitos.

La ganancia o pérdida patrimonial resultante de la dación en pago se integrará en la base imponible del ahorro del IRPF en el ejercicio fiscal en que se realice la operación. El contribuyente deberá incluir esta información en su declaración de la renta anual.

La ganancia patrimonial estará sujeta a la escala de gravamen del ahorro vigente en el IRPF. Los tipos impositivos aplicables pueden variar en función de la cuantía de la ganancia y de las actualizaciones legislativas.

El contribuyente podrá aplicar las deducciones y bonificaciones que correspondan según la normativa vigente del IRPF. Es importante revisar las disposiciones aplicables en cada ejercicio fiscal para determinar si existen incentivos fiscales que puedan reducir la carga tributaria de la operación.

El deudor deberá cumplir con todas las obligaciones formales derivadas de la dación en pago en el IRPF, incluyendo la correcta declaración de la ganancia o pérdida patrimonial y el pago del impuesto correspondiente. El incumplimiento de estas obligaciones puede acarrear sanciones y recargos.

Impuesto de sociedades (IS):

El Impuesto sobre Sociedades (IS) es un tributo de carácter directo y naturaleza personal que grava la renta de las sociedades y demás entidades jurídicas. En el contexto de la dación en pago, es importante considerar cómo afecta este mecanismo a las entidades que optan por esta forma de satisfacer una deuda.La dación en pago se considera una variante de la transmisión patrimonial a efectos del IS. Por tanto, la entrega de un bien inmueble a un acreedor para cancelar una deuda se trata como una venta a efectos fiscales. La diferencia entre el valor contable del bien entregado y su valor de mercado constituirá una ganancia o pérdida patrimonial para la entidad.

El bien inmueble entregado en dación en pago debe valorarse por su valor razonable en el momento de la transacción. Este valor será el que se tome como referencia para determinar la ganancia o pérdida patrimonial a declarar en el IS.

La operación de dación en pago debe reflejarse en la contabilidad de la entidad de acuerdo con las normas de registro y valoración del Plan General de Contabilidad. La deuda cancelada se dará de baja en el balance y se reconocerá el inmueble a su valor razonable, con el correspondiente ajuste en el patrimonio neto de la entidad.

La ganancia o pérdida patrimonial resultante de la dación en pago se integrará en la base imponible del IS del ejercicio fiscal en que se realice la operación. Las pérdidas podrán compensarse con ganancias de ejercicios fiscales posteriores, de acuerdo con las limitaciones establecidas por la normativa vigente.

Las entidades podrán aplicar las deducciones y bonificaciones previstas en la Ley del Impuesto sobre Sociedades para minorar la cuota íntegra, siempre que cumplan con los requisitos establecidos para cada una de ellas y en relación con la operación de dación en pago.

La entidad deberá incluir en la declaración del IS la información relativa a la dación en pago, especificando el bien inmueble entregado, su valoración y la ganancia o pérdida patrimonial generada. Además, deberá conservar la documentación que acredite la operación y su valoración para posibles comprobaciones por parte de la Administración Tributaria.

Es fundamental que las entidades consulten con sus asesores fiscales para asegurarse de que cumplen con todas las obligaciones fiscales y contables derivadas de la dación en pago y evitar posibles contingencias fiscales.

Es importante destacar que la valoración de la vivienda y el saldo de la deuda, así como la información proporcionada por las entidades bancarias, desempeñan un papel fundamental en la tributación de la dación en pago. Por lo tanto, es crucial contar con una liquidación detallada del saldo de deuda y una correcta especificación de la valoración actual del crédito y de la vivienda en la escritura, siguiendo las normativas establecidas por el Banco de España.

Procedimientos de Declaración y Liquidación de Impuestos

La dación en pago, como cualquier otra transmisión patrimonial, está sujeta a una serie de obligaciones fiscales que deben ser cumplidas tanto por el deudor como por el acreedor. A continuación, se detallan los procedimientos de declaración y liquidación de los impuestos que suelen estar implicados en una operación de dación en pago en España.

En el caso de los particulares, la dación en pago puede generar una alteración en la composición de su patrimonio, lo que puede dar lugar a una ganancia o pérdida patrimonial que debe ser declarada en el IRPF.

Procedimiento:

  1. Determinación de la ganancia o pérdida patrimonial: Se calcula la diferencia entre los valores de adquisición y transmisión del bien.
  2. Inclusión en la declaración de IRPF: La ganancia o pérdida patrimonial se incluirá en la declaración anual de IRPF en el ejercicio fiscal correspondiente.
  3. Liquidación del impuesto: Si resulta una ganancia, se aplicará la tarifa correspondiente según la base imponible del ahorro.

Si quien realiza la dación en pago es una entidad jurídica, deberá reflejar la operación en su declaración del Impuesto sobre Sociedades.

Procedimiento:

  1. Registro contable de la operación: La dación en pago debe ser registrada en la contabilidad de la sociedad de acuerdo con el Plan General de Contabilidad.
  2. Determinación del resultado fiscal: Se calcula el impacto fiscal de la operación, considerando posibles ajustes extracontables.
  3. Declaración del IS: La operación se incluirá en la declaración del Impuesto sobre Sociedades del ejercicio en que se realice la dación en pago.
  4. Liquidación del impuesto: Se efectuará el pago del impuesto o la compensación de bases imponibles negativas, si procede.

El acreedor, al adquirir el inmueble mediante dación en pago, puede estar sujeto al pago de la Plusvalía Municipal.

Procedimiento:

  1. Comunicación de la transmisión al ayuntamiento: Se debe informar al ayuntamiento correspondiente sobre la transmisión del inmueble.
  2. Autoliquidación del impuesto: El acreedor deberá presentar y liquidar el impuesto, calculando el incremento de valor del terreno desde la fecha de adquisición hasta la fecha de transmisión.
  3. Pago del impuesto: El pago se realizará en el plazo establecido por la normativa municipal, que suele ser de 30 días hábiles desde la fecha de la transmisión.

Es importante destacar que, en algunos casos, puede haber beneficios fiscales o exenciones aplicables a la dación en pago, por lo que se recomienda consultar con un asesor fiscal para una correcta aplicación de la normativa vigente.

En todos los casos, el cumplimiento de los procedimientos de declaración y liquidación de impuestos es esencial para evitar posibles sanciones y recargos por parte de la Administración Tributaria. Además, se debe tener en cuenta que la normativa fiscal puede sufrir modificaciones, por lo que es recomendable estar al tanto de las últimas actualizaciones legislativas.

Consecuencias de Incumplimiento en la Tributación de la Dación en Pago

El incumplimiento en la tributación de la dación en pago puede acarrear una serie de consecuencias significativas tanto para el deudor como para el acreedor. En el contexto de la normativa fiscal española, estas consecuencias se manifiestan en forma de sanciones, recargos e intereses de demora, así como posibles inspecciones y procedimientos de comprobación por parte de la Agencia Tributaria.

Las sanciones por incumplimiento de las obligaciones fiscales derivadas de una dación en pago pueden ser pecuniarias y varían en función de la gravedad de la infracción. Las infracciones pueden clasificarse como leves, graves o muy graves, y las sanciones pueden oscilar desde un porcentaje mínimo del importe no ingresado hasta sanciones fijas establecidas por la ley.

Además de las sanciones, el incumplimiento en la presentación de declaraciones o en el ingreso de las deudas tributarias en los plazos establecidos puede resultar en la aplicación de recargos. Estos recargos son adicionales a la deuda tributaria y se calculan en función del tiempo transcurrido desde la fecha en que debió realizarse el ingreso hasta que efectivamente se realiza.

Los intereses de demora, por otro lado, son intereses que se aplican sobre la cantidad que resulta de la deuda tributaria pendiente de pago. Estos intereses se calculan desde el día siguiente al del vencimiento del plazo para el ingreso hasta el día en que se efectúe el pago.

La Agencia Tributaria puede iniciar procedimientos de inspección y comprobación para verificar el cumplimiento de las obligaciones fiscales relacionadas con la dación en pago. Estos procedimientos pueden resultar en la detección de irregularidades y, en consecuencia, en la imposición de sanciones adicionales y en la regularización de la situación tributaria del contribuyente.

Tanto el deudor como el acreedor tienen responsabilidades fiscales en el proceso de dación en pago. El incumplimiento por parte de cualquiera de las partes puede llevar a la responsabilidad solidaria o subsidiaria en el pago de las deudas tributarias, incluyendo sanciones e intereses.

El incumplimiento en la tributación de la dación en pago puede tener consecuencias graves y costosas. Es esencial que tanto deudores como acreedores estén plenamente informados de sus obligaciones fiscales y las cumplan de manera adecuada para evitar sanciones y procedimientos legales adicionales. La consulta con profesionales en materia fiscal es altamente recomendable para asegurar el cumplimiento normativo y evitar las consecuencias adversas de cualquier incumplimiento.

Problemas y desafíos de la dación en pago

La dación en pago, aunque puede ser una solución para aquellos que enfrentan dificultades financieras, también presenta una serie de problemas y desafíos que deben tenerse en cuenta. A continuación, abordaremos los aspectos más destacados en esta materia:

Papel de las entidades bancarias en la tributación

Las entidades bancarias también desempeñan un papel relevante en el contexto de la tributación de la dación en pago. Es fundamental que proporcionen una liquidación detallada del saldo de deuda y que informen y especifiquen en la escritura la valoración actual del crédito y de la vivienda, siguiendo las normativas establecidas por el Banco de España, que establecen que el inmueble debe ser valorado como máximo en su valor de mercado actual. Esto puede servir como argumento para cuestionar la interpretación de la Administración Tributaria y buscar una tributación más justa.

Ventajas y desventajas de la dación en pago

Ventajas de la dación en pago como solución hipotecaria

La dación en pago puede ofrecer ciertas ventajas como alternativa para hacer frente a las dificultades financieras relacionadas con una deuda hipotecaria. Algunas de las ventajas más destacadas son:

  • Evitar costes adicionales: Al optar por la dación en pago, se evitan gastos asociados a la ejecución hipotecaria, como los costes legales y los intereses de demora.
  • Alivio financiero: La dación en pago brinda un alivio financiero inmediato, ya que al entregar la vivienda al banco se elimina la carga de la hipoteca y se pueden buscar nuevas alternativas de vivienda más económicas.
  • Protección de la vivienda habitual: La dación en pago permite proteger la vivienda habitual, ya que muchas veces se establece como requisito que la vivienda sea la residencia habitual del deudor para poder optar a esta opción.

Desventajas y limitaciones de la dación en pago

Si bien la dación en pago puede ser una solución para aquellos que enfrentan dificultades financieras, también presenta ciertas desventajas y limitaciones a tener en cuenta:

  • Potencial ganancia patrimonial: En algunos casos, la dación en pago puede generar una ganancia patrimonial ficticia, lo que implica que el deudor hipotecario pueda enfrentarse a una tributación por una ganancia que en realidad no ha obtenido.
  • Cancelación parcial de la deuda: Si el valor de la vivienda es inferiror a la hipoteca, entonces no se liquida toda la deuda y queda un remanente que el banco exigirá.
  • Implicaciones fiscales: Aunque la ganancia patrimonial generada por la dación en pago puede estar exenta de tributación en determinadas condiciones, es necesario cumplir con los requisitos legales y fiscales específicos, lo que implica la necesidad de un adecuado asesoramiento y seguimiento en materia tributaria.
  • Limitaciones de elegibilidad: La dación en pago puede estar sujeta a restricciones y requisitos, como el hecho de que la vivienda a entregar al banco sea la residencia habitual del deudor o que la deuda cancelada sea mayor al valor de la vivienda, lo que limita su aplicabilidad en algunos casos.
  • Posible impacto crediticio: La dación en pago puede tener implicaciones en el historial crediticio del deudor, lo que puede afectar sus futuras oportunidades de acceso a financiamiento o crédito.

Antes de tomar una decisión relativa a la dación en pago como solución hipotecaria, es fundamental evaluar cuidadosamente las ventajas y desventajas específicas de cada situación, así como buscar asesoramiento profesional para comprender plenamente las implicaciones fiscales y legales involucradas.

Preguntas frecuentes sobre la dación en pago y tributación

En esta sección, resolveremos algunas de las preguntas más comunes sobre la dación en pago y su tributación en España. Abordaremos temas como su definición y funcionamiento, el impacto en la situación fiscal del deudor, los impuestos a pagar, los requisitos para la exención de tributación y las alternativas disponibles en casos de dificultades financieras.

¿Qué es la dación en pago y cómo funciona?

La dación en pago es un proceso mediante el cual una persona cancela su deuda hipotecaria entregando su vivienda al banco. En lugar de realizar pagos mensuales, la vivienda se convierte en la forma de pago de la deuda. Esto implica transferir la propiedad al banco, liberando al deudor de la obligación de pagar la deuda restante.

¿Cómo afecta la dación en pago a la situación fiscal del deudor?

La dación en pago puede tener consecuencias fiscales para el deudor. El abandono de la vivienda puede generar una ganancia patrimonial sujeta a tributación. Aunque en teoría se supone que habrá una pérdida patrimonial, en la práctica puede existir una ganancia patrimonial ficticia debido a la diferencia entre el valor de mercado de la vivienda y el saldo del préstamo hipotecario.

¿Qué impuestos se deben pagar en la dación en pago?

Existen distintos impuestos que pueden gravarse en una dación en pago. Por ejemplo, en el caso de la dación en pago de una vivienda a una entidad de crédito, se debe abonar el impuesto conocido como ‘plusvalía municipal’, el cual grava el incremento de valor del inmueble desde su adquisición. Además, es importante considerar las implicaciones fiscales en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) del deudor hipotecario.

¿Cuáles son los requisitos para que la dación en pago esté exenta de tributación?

Para que la ganancia patrimonial derivada de la dación en pago esté exenta de tributación, es fundamental que la vivienda sea la residencia habitual del contribuyente y que esté hipotecada para su adquisición. Es decir, la dación en pago de una segunda vivienda que no sea la residencia habitual no será considerada válida.

¿Qué alternativas existen a la dación en pago en casos de dificultades financieras?

En situaciones de dificultades financieras, existen alternativas a la dación en pago que pueden explorarse, como la renegociación de la deuda, la reestructuración hipotecaria o acuerdos de carencia temporal. Estas alternativas pueden ayudar a evitar la pérdida de la vivienda y mitigar las consecuencias fiscales.

¿Quién paga la plusvalía en la dación en pago?

La Ley Reguladora de las Haciendas Locales establece que el contribuyente del impuesto sobre la plusvalía es el transmitente del terreno, que en el caso de la dación en pago es el deudor hipotecario. Sin embargo, es posible que las partes acuerden de manera diferente en el contrato de dación en pago, trasladando la obligación del pago al acreedor. Este acuerdo debe ser explícito y estar claramente detallado en el contrato para que tenga efectos frente a la Administración Tributaria.

Es importante señalar que, en caso de que el deudor no cumpla con su obligación de pagar la plusvalía y no se haya pactado la subrogación de esta obligación por parte del acreedor, la Administración podrá exigir el pago al acreedor como responsable subsidiario del impuesto, dado que es el nuevo propietario del inmueble.

En resumen, por defecto y según la normativa fiscal española, el deudor es quien debe pagar el impuesto de plusvalía en una operación de dación en pago, a menos que se haya acordado lo contrario en el contrato correspondiente.

Referencias legales

La dación en pago, como figura jurídica y fiscal, se encuentra regulada por diversas normativas en el ordenamiento jurídico español. A continuación, se enumeran las principales referencias legales que deben ser consultadas para un adecuado cumplimiento fiscal en operaciones de dación en pago:

  • Código Civil (CC): Los artículos 1.175 y siguientes del Código Civil regulan la figura de la dación en pago, estableciendo las bases de su concepto y naturaleza jurídica.
  • Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (LIRPF): La Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio, establece el tratamiento fiscal de la dación en pago en el ámbito del IRPF.
  • Ley del Impuesto sobre Sociedades (LIS): La Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades, regula las implicaciones fiscales de la dación en pago para las entidades jurídicas.
  • Ley Reguladora de las Haciendas Locales (LRHL): La Ley 39/1988, de 28 de diciembre, reguladora de las Haciendas Locales, incluye disposiciones relativas al Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, conocido como plusvalía municipal.
  • Ley General Tributaria (LGT): La Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria, proporciona el marco general para las obligaciones tributarias, incluyendo las relacionadas con la dación en pago.
  • Real Decreto Legislativo 1/1993, de 24 de septiembre: Este texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP y AJD) puede tener implicaciones en las operaciones de dación en pago.
  • Instrucciones de la Dirección General de Tributos (DGT): Las consultas vinculantes y las instrucciones emitidas por la DGT proporcionan aclaraciones y criterios interpretativos sobre el tratamiento fiscal de la dación en pago.
  • Jurisprudencia: Las sentencias del Tribunal Supremo y de otros tribunales superiores de justicia constituyen precedentes judiciales que pueden afectar a la interpretación y aplicación de las normas fiscales en relación con la dación en pago.

Es esencial que los profesionales y partes involucradas en operaciones de dación en pago estén al corriente de las actualizaciones y cambios normativos, así como de la doctrina administrativa y jurisprudencial relevante, para garantizar el cumplimiento de todas las obligaciones fiscales derivadas de estas operaciones.

¿Te cuesta Pagar tus Deudas?

Cancela toda la Deuda que no puedas pagar gracias al trámite Europeo. 

Contacta con nosotros y te explicamos cómo hacerlo.

Contacta con nosotros

Últimas entradas

¿Quieres cancelar tus deudas sin PAGARLAS?

¿Quieres cancelar tus deudas sin PAGARLAS?