linea legal logopng

Cerrar negocio autónomo: Guía para cerrar tu empresa como autónomo

cerrar negocio autónomo
Tabla de contenidos

Al cerrar un negocio como autónomo, es necesario cumplir con obligaciones como la finalización de la actividad empresarial, interrumpir emisiones de facturas, anular anotaciones contables y presentar declaraciones fiscales. Además, se deben realizar trámites como la baja en el RETA, extinción de contratos laborales, darse de baja en la Seguridad Social y en la Agencia Tributaria, entre otros procedimientos. También es importante considerar las causas y requisitos para el cierre, que incluyen motivos económicos, pérdida de licencia administrativa, violencia de género, entre otros, y presentar la documentación necesaria.

Prioridades si el autónomo decide cerrar su negocio

En situaciones de insolvencia, los autónomos tienen la posibilidad de acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad, un mecanismo legal que les permite cancelar sus deudas y comenzar de nuevo sin incurrir en responsabilidades por impago. Esta ley otorga a los autónomos la oportunidad de liquidar sus deudas de forma ordenada y transparente, permitiéndoles liberarse de la carga financiera que les impide seguir adelante con su actividad empresarial.

Mediante la Ley de Segunda Oportunidad, los autónomos pueden negociar convenios con quitas y esperas con sus acreedores, facilitando la reestructuración de su deuda de manera consensuada y evitando así el cierre de sus negocios. Esta herramienta legal brinda a los autónomos la posibilidad de librarse de las deudas de forma efectiva, obteniendo una nueva oportunidad para recuperar la estabilidad financiera y continuar con sus actividades profesionales con un nuevo comienzo.

Si te interesa esta opción rellena nuestro formulario y te informaremos.

¿Te cuesta Pagar tus Deudas?

Cancela toda la Deuda que no puedas pagar gracias al trámite Europeo. 

Contacta con nosotros y te explicamos cómo hacerlo.

Obligaciones al cesar la actividad como autónomo

Cuando un trabajador autónomo decide cesar su actividad, es fundamental que conozca y cumpla con una serie de obligaciones legales para evitar incurrir en responsabilidades adicionales. Estas obligaciones están diseñadas para garantizar que se cierran adecuadamente todos los aspectos fiscales, laborales y de Seguridad Social asociados a la actividad económica que se ha estado desarrollando.

El autónomo debe comunicar el cese de su actividad a la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) y a la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS). Esta notificación debe realizarse dentro de los plazos establecidos para evitar sanciones.

  1. Presentación de declaraciones fiscales pendientes: Incluso después de cesar la actividad, el autónomo debe presentar todas las declaraciones correspondientes al periodo en el que estuvo activo.
  2. Liquidación del IVA: Se debe presentar la última declaración de IVA, incluyendo las operaciones realizadas hasta la fecha de cese.
  3. Liquidación del IRPF: Es necesario presentar la declaración del IRPF con los ingresos obtenidos hasta la fecha de cese.
  4. Baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA): Debe solicitarse la baja en el RETA para dejar de cotizar como autónomo.
  5. Comunicación de cese de actividad: Se debe informar a la TGSS sobre la fecha exacta en la que se cesa la actividad.

Si el autónomo está registrado como empresario individual y lleva contabilidad, debe:

  1. Cerrar la contabilidad del negocio: Esto incluye la elaboración del balance final de cese de actividad.
  2. Conservar los libros y registros contables: La normativa exige que se conserven durante un periodo mínimo de tiempo para posibles comprobaciones o inspecciones.

Cese de actividad y responsabilidades derivadas de su actividad anterior

  1. Deudas con proveedores y acreedores: Se deben saldar todas las deudas pendientes o llegar a acuerdos de pago.
  2. Obligaciones con clientes: Se deben finalizar los trabajos pendientes o devolver las cantidades anticipadas por servicios no prestados.
  3. Responsabilidades laborales: Si el autónomo tenía empleados, debe cumplir con las obligaciones de finiquito, indemnizaciones y cualquier otro derecho laboral.

Es importante señalar que el incumplimiento de estas obligaciones puede llevar a sanciones económicas y a la prolongación de la responsabilidad legal del autónomo incluso después de haber cesado su actividad. Por ello, se recomienda una planificación cuidadosa y el asesoramiento de un profesional en la materia para asegurar que todas las obligaciones se cumplen adecuadamente.

Trámites para cerrar un negocio como autónomo

Cerrar un negocio como autónomo en España implica una serie de trámites legales que deben realizarse para cumplir con las obligaciones fiscales y de la Seguridad Social. A continuación, se detallan los pasos esenciales que un autónomo debe seguir para cerrar su negocio de manera adecuada:

El autónomo debe comunicar el cese de actividad a la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT). Esto se realiza mediante la presentación del modelo 036 ó 037, donde se declara la baja en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores.

Antes de proceder al cierre definitivo, es necesario liquidar todos los impuestos pendientes. Esto incluye el pago del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) correspondientes al último periodo de actividad.

El autónomo debe solicitar la baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de la Seguridad Social. Para ello, debe presentar el modelo TA.0521 y asegurarse de que no quedan cuotas pendientes de pago.

Si el negocio requiere de licencias o permisos específicos para su operación, es necesario gestionar su cancelación ante los organismos correspondientes, ya sean locales, autonómicos o estatales.

Recomendaciones antes de cerrar el negocio

Es recomendable informar a proveedores y clientes sobre el cierre del negocio para evitar malentendidos y posibles reclamaciones futuras.

Si el autónomo opera a través de una empresa, deberá llevar a cabo el proceso de liquidación y disolución de la misma, siguiendo los procedimientos establecidos en la Ley de Sociedades de Capital.

Es importante conservar toda la documentación relacionada con la actividad empresarial durante el periodo que establece la ley, ya que puede ser requerida en futuras inspecciones o procedimientos legales.

Estos trámites son fundamentales para evitar posibles sanciones y asegurar que el cierre del negocio se realice de acuerdo con la normativa vigente. Es aconsejable contar con el asesoramiento de un profesional para garantizar que todos los pasos se cumplen correctamente.

¿Te cuesta Pagar tus Deudas?

Cancela toda la Deuda que no puedas pagar gracias al trámite Europeo. 

Contacta con nosotros y te explicamos cómo hacerlo.

Baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos y baja en la Seguridad Social

La baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) es un procedimiento que los autónomos debes conocer para evitar sanciones o acumulación de deudas con la Seguridad Social. Para darse de baja en el RETA, el trabajador autónomo debe seguir estos pasos:

  1. Comunicación de Cese de Actividad: El autónomo debe comunicar el cese de su actividad económica a través del modelo TA.0521, que se puede presentar de manera telemática o presencial en las oficinas de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS).
  2. Fecha Efectiva de la Baja: Es importante que la fecha de baja coincida con el cese real de la actividad para evitar el pago de cuotas correspondientes a períodos en los que ya no se está ejerciendo como autónomo.
  3. Liquidación de Cuotas Pendientes: Antes de la baja, el autónomo debe estar al corriente de pago de todas las cuotas a la Seguridad Social. De lo contrario, se podrían generar recargos y sanciones.
  4. Notificación a la Agencia Tributaria: Se debe notificar a la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) la baja en el censo de empresarios, profesionales y retenedores mediante el modelo 036 o 037.
  • Plazo de Presentación: La solicitud de baja debe presentarse dentro de los seis días naturales siguientes al cese de la actividad. De no hacerlo en este plazo, la Seguridad Social podría exigir el pago de las cuotas correspondientes hasta ña fecha de baja.
  • Documentación Complementaria: En ocasiones, puede ser necesario aportar documentación adicional que justifique el cese de la actividad, como un contrato de traspaso del negocio o certificado de baja en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE).
  • Gestión de Deudas: Si existen deudas con la S.S, deberá establecer un acuerdo de pago o saldarlas antes de poder tramitar la baja en el RETA.

Extinción de contratos de trabajo

Cuando un autónomo decide cerrar su negocio, uno de los aspectos más delicados a gestionar es la extinción de los contratos de trabajo de sus empleados. Este proceso debe realizarse conforme a la normativa laboral vigente en España, respetando los derechos de los trabajadores y cumpliendo con las obligaciones legales del empleador.

El primer paso es comunicar la decisión de cierre a los empleados. Esta comunicación debe realizarse por escrito y con una antelación mínima que varía según lo estipulado en el Estatuto de los Trabajadores, los convenios colectivos aplicables o los contratos individuales de trabajo.

La extinción de los contratos de trabajo debe estar justificada por causas objetivas relacionadas con el cierre del negocio, como pueden ser económicas, técnicas, organizativas o de producción. Estas causas deben ser detalladas y probadas por el empleador.

Los trabajadores tienen derecho a recibir una indemnización por la extinción de su contrato. La cuantía de esta indemnización se calcula en función de la antigüedad del trabajador en la empresa y el tipo de contrato que tenía, siguiendo las disposiciones del Estatuto de los Trabajadores.

Extinción de contratos de trabajo del autónomo

El autónomo debe entregar a cada trabajador un finiquito que incluya la indemnización correspondiente y cualquier otro concepto pendiente de pago (como salario, vacaciones no disfrutadas, etc.). Además, debe proporcionar el certificado de empresa necesario para que el trabajador pueda tramitar la prestación por desempleo, si tuviera derecho a ella.

En caso de que el cierre afecte a un número significativo de trabajadores, es necesario realizar un procedimiento de regulación de empleo (ERE), que implica la comunicación y negociación con la autoridad laboral y los representantes de los trabajadores.

El autónomo debe comunicar la baja de los trabajadores en la Seguridad Social, liquidando las cotizaciones pendientes hasta la fecha de efectividad del cierre.

Finalmente, el cierre del negocio del autónomo debe inscribirse en el Registro Mercantil y comunicarse a otros organismos pertinentes, como la Agencia Tributaria, para dar de baja la actividad económica.

Es importante que el autónomo se asesore adecuadamente durante este proceso para garantizar el cumplimiento de todas las obligaciones legales y evitar posibles sanciones o reclamaciones futuras.

Darse de baja en la Agencia Tributaria

Cuando un autónomo decide cerrar su negocio, uno de los primeros pasos que debe realizar es darse de baja en la Agencia Tributaria. Este trámite es esencial para evitar la generación de obligaciones fiscales adicionales tras el cese de la actividad. A continuación, se detallan los pasos y requisitos necesarios para llevar a cabo este proceso:

El autónomo debe presentar el Modelo 036 o 037, que son las declaraciones censales, para comunicar la baja en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores. Este trámite puede realizarse de manera telemática a través de la sede electrónica de la Agencia Tributaria o presencialmente en las oficinas correspondientes.

Es importante indicar la fecha efectiva de cese de la actividad. Esta fecha debe coincidir con el último día de actividad del negocio, ya que a partir de ese momento el autónomo dejará de tener obligaciones fiscales como empresario o profesional.

Antes de solicitar la baja, el autónomo debe asegurarse de haber presentado todas las declaraciones tributarias correspondientes y haber liquidado cualquier impuesto pendiente, incluyendo el IVA, el IRPF y los pagos fraccionados.

Es recomendable que el autónomo revise si tiene notificaciones pendientes en la Dirección Electrónica Habilitada (DEH) o en su buzón de la sede electrónica de la Agencia Tributaria, ya que podría haber requerimientos o comunicaciones importantes que afecten al proceso de baja.

Presentación del Modelo 036/037

Una vez presentado el Modelo 036/037 y realizados los pasos anteriores, la Agencia Tributaria procesará la solicitud y emitirá una confirmación de la baja en el censo. Es fundamental conservar este documento como prueba del cese de la actividad.

  • Si el autónomo tiene empleados, deberá realizar los trámites correspondientes para la extinción de los contratos de trabajo antes de solicitar la baja en la Agencia Tributaria.
  • En caso de tener deudas con la Administración, es posible que se requieran garantías o se establezcan condiciones específicas para la baja.
  • Es aconsejable consultar con un asesor fiscal para asegurarse de que todos los trámites se realicen correctamente y de que no queden obligaciones fiscales pendientes.

El proceso de darse de baja en la Agencia Tributaria es un paso crítico en el cierre de un negocio como autónomo. Cumplir con todos los requisitos y realizar los trámites de manera ordenada y en los plazos establecidos evitará complicaciones futuras y posibles sanciones.

¿Te cuesta Pagar tus Deudas?

Cancela toda la Deuda que no puedas pagar gracias al trámite Europeo. 

Contacta con nosotros y te explicamos cómo hacerlo.

Contacta con nosotros

Últimas entradas

¿Quieres cancelar tus deudas sin PAGARLAS?

¿Quieres cancelar tus deudas sin PAGARLAS?