linea legal logopng

¿Cuánto tarda en salir un juicio por impago de préstamo?

cuanto tarda en salir un juicio por impago de préstamo
Tabla de contenidos

Cuando usted pide un préstamo, se compromete a devolverlo en su totalidad más los intereses y otros gastos asociados. Si no devuelve el préstamo según lo acordado, el prestamista tiene varias opciones a su disposición, entre ellas llevarle a los tribunales. En este post, vamos a hablar de cuánto tiempo tarda en salir un juicio por impago de préstamo. También responderemos a algunas de las preguntas más frecuentes sobre los impagos de préstamos.

Abogado gratuito para defenderte en juicio por impago de un préstamo

Si hace menos de 20 dias que has recibido un monitorio es posible pararlo y evitar los embargos de nómina y cuenta corriente.

Nosotros disponemos de un servicio gratuito de oposición a los monitorios para todos nuestros clientes que están tramitando la cancelación de deudas.

Gracias a nuestro servicio, no solo paramos los embargos si no que además iniciamos el proceso de insolvencia que permite cancelar todas aquellas deudas que no puedas pagar y por supuesto también aquellas que te están reclamando en el juzgado.

Si te interesa esta opción contacta con nosotros.

Paramos el juicio monitorio GRATIS*

*Si contratas nuestro servicio de Cancelación de Deudas,  

eliminamos las deudas que no puedas pagar y además evitamos que el juicio monitorio embargue tu nómina y cuentas.

En caso de que haga más de 20 dias que has recibido el monitorio, lo que si podemos hacer es cancelar esa deuda gracias al derecho de la insolvencia.

En caso que no hayas recibido todavía la reclamación de la deuda podemos cancelarla al 100%

Tiempo que tarda en salir un juicio por no pagar un préstamo

El tiempo que se tarda en resolver una demanda por impago de préstamo depende de las circunstancias y de la jurisdicción en la que se haya presentado la demanda. En términos generales, un caso puede tardar entre seis meses y dos años en resolverse y ser decidido por un juez o un jurado. Durante este tiempo, es posible que tenga que asistir a las vistas judiciales, aportar pruebas y participar en las negociaciones con el prestamista.

Si usted y el prestamista son capaces de llegar a un acuerdo antes de que el caso llegue a los tribunales, podría llevar tan sólo unas semanas o meses resolver el asunto. Sin embargo, si las negociaciones fracasan y el caso procede a juicio, podría llevar bastante más tiempo alcanzar una resolución.

El tiempo que tarda en salir un juicio por impago de un préstamo en España puede variar significativamente dependiendo de diversos factores, incluyendo la carga de trabajo de los tribunales, la complejidad del caso, y la diligencia de las partes involucradas en el procedimiento. No obstante, se puede ofrecer una estimación general basada en las etapas procesales establecidas por la normativa vigente.

En primer lugar, es importante distinguir entre los diferentes tipos de procedimientos judiciales que pueden iniciarse en caso de impago de un préstamo. Los más comunes son el procedimiento monitorio, el juicio verbal y el juicio ordinario.

  1. Procedimiento Monitorio: Es el mecanismo más rápido y se utiliza para reclamaciones de deuda de cualquier cuantía que estén documentadas. Si el deudor no se opone, el proceso puede resolverse en unos meses. Sin embargo, si hay oposición, el asunto se resolverá mediante juicio verbal u ordinario, según corresponda.
  2. Juicio Verbal: Se aplica para reclamaciones de deudas inferiores a 6.000 euros. Desde la presentación de la demanda hasta la celebración del juicio pueden transcurrir aproximadamente de 6 a 9 meses, siempre que no surjan complicaciones.
  3. Juicio Ordinario: Se utiliza para reclamaciones de deudas superiores a 6.000 euros. Este procedimiento es más complejo y puede durar, desde la presentación de la demanda hasta la obtención de una sentencia, entre 1 y 2 años.

Es importante señalar que estos plazos son estimativos y pueden verse afectados por la interposición de recursos, la solicitud de medidas cautelares, la acumulación de procesos, entre otros factores. Además, tras la sentencia, si esta es favorable al acreedor, aún deberá llevarse a cabo el proceso de ejecución de la sentencia, lo cual puede prolongar aún más la resolución definitiva del conflicto.

En resumen, el tiempo para que un juicio por impago de préstamo salga a audiencia y se resuelva puede variar considerablemente, pero generalmente se sitúa entre unos meses a varios años, dependiendo del tipo de procedimiento y las circunstancias del caso.

Es importante recordar que cada caso es diferente y que no existe una respuesta única para todos. Si se enfrenta a una demanda por impago de préstamo, lo mejor es que hable con un abogado experimentado que pueda ayudarle a navegar por el proceso legal y a trabajar para obtener el mejor resultado posible para su situación.

¿Te cuesta Pagar tus Deudas?

Cancela toda la Deuda que no puedas pagar gracias al trámite Europeo. 

Contacta con nosotros y te explicamos cómo hacerlo.

Factores que pueden afectar a la duración del juicio

La duración de un juicio por impago de préstamo puede verse afectada por múltiples factores, que pueden alargar o acortar los tiempos procesales. A continuación, se detallan algunos de los elementos más significativos que influyen en el tiempo que puede tardar un juicio de estas características en España:

La naturaleza y complejidad del caso son determinantes en la duración del proceso. Asuntos con múltiples partes involucradas, grandes cantidades de deuda o disputas sobre los términos del contrato pueden requerir un análisis más detallado y, por ende, más tiempo para su resolución.

Los tribunales con una alta carga de trabajo pueden experimentar retrasos en la tramitación de los casos. La acumulación de expedientes pendientes puede prolongar los plazos para la celebración del juicio y la emisión de la sentencia.

La fase de instrucción y la recopilación de pruebas pueden extenderse si se requiere la aportación de una gran cantidad de documentación, peritajes o la realización de otras diligencias previas que demanden tiempo adicional.

Las estrategias procesales adoptadas por las partes, como la presentación de recursos, escritos de alegaciones adicionales o la solicitud de pruebas complementarias, pueden influir en la duración del proceso.

La disponibilidad de todas las partes involucradas, incluyendo a los abogados y representantes legales, para asistir a las vistas y realizar los trámites necesarios, es crucial. Los retrasos en la disponibilidad pueden posponer las actuaciones judiciales.

La solicitud y concesión de medidas cautelares, como embargos preventivos, pueden añadir etapas adicionales al proceso, afectando su duración total.

La interposición de recursos contra las resoluciones judiciales y la apelación de sentencias pueden prolongar significativamente el tiempo hasta la resolución definitiva del caso.

Cambios en la legislación o en la normativa procesal pueden introducir nuevas disposiciones que afecten los plazos y procedimientos, impactando en la duración de los juicios.

Circunstancias imprevistas, como huelgas del personal judicial, situaciones de emergencia o crisis sanitarias, pueden causar suspensiones temporales o alteraciones en el funcionamiento normal de los tribunales.

Es importante tener en cuenta que estos factores pueden variar en cada caso concreto y que la duración de un juicio por impago de préstamo es difícil de predecir con exactitud. No obstante, un conocimiento adecuado del sistema judicial y una gestión eficiente del procedimiento pueden contribuir a minimizar los retrasos y asegurar una resolución en un plazo razonable.

Ejecución de la sentencia por impago

Una vez que se ha dictado sentencia en un juicio por impago de préstamo y esta ha adquirido firmeza, es decir, no cabe interponer más recursos o estos ya han sido resueltos, se procede a la fase de ejecución de la sentencia. Esta etapa tiene como finalidad hacer efectivo el cumplimiento de lo establecido en la resolución judicial.

El procedimiento de ejecución se inicia a instancia de parte, lo que significa que el acreedor, ahora ejecutante, debe solicitar al tribunal que se lleve a cabo la ejecución de la sentencia. Para ello, debe presentar una petición que incluya:

  • El título ejecutivo, que en este caso es la sentencia firme.
  • La identificación del deudor, ahora ejecutado.
  • La cuantificación de la deuda pendiente, incluyendo el capital, los intereses y las costas procesales.

El tribunal, tras recibir la solicitud de ejecución, procederá a adoptar las medidas necesarias para garantizar el cobro de la deuda. Estas medidas pueden incluir:

  • El embargo de bienes del deudor. Se procederá a identificar y valorar los bienes susceptibles de embargo para satisfacer la deuda.
  • La intervención y administración judicial de los bienes embargados si fuera necesario.
  • La realización de los bienes, que puede llevarse a cabo mediante subasta judicial o por otros procedimientos de realización forzosa.

El plazo para que se lleve a cabo la ejecución de la sentencia no está fijado de manera estricta, ya que puede variar en función de diversos factores, como la complejidad del caso, la carga de trabajo del tribunal y la colaboración o resistencia del deudor a la ejecución. Sin embargo, una vez presentada la solicitud de ejecución, el tribunal debe actuar con la mayor celeridad posible para garantizar la efectividad de la justicia.

El deudor tiene derecho a oponerse a la ejecución si considera que existen motivos legítimos para ello, como el pago de la deuda, la prescripción de la acción o cualquier otra causa que pueda invalidar la ejecución. La oposición debe presentarse dentro de los plazos establecidos por la ley, y el tribunal decidirá sobre su procedencia.

La ejecución de la sentencia concluye cuando se ha satisfecho la totalidad de la deuda o cuando no es posible realizar más bienes del deudor para cubrir el importe adeudado. En este último caso, el acreedor podrá solicitar la declaración de insolvencia del deudor.

La efectividad de la ejecución de la sentencia es fundamental para la confianza en el sistema judicial y el derecho de crédito. Por ello, los tribunales y los profesionales del derecho deben trabajar de manera diligente para asegurar que las resoluciones judiciales se cumplan de manera efectiva y en un plazo razonable.

¿Cómo puedo librarme de una sentencia por impago de préstamo?

Existe una forma de librarte de pagar la deuda que fije una sentencia por impago. Esa forma es acogerse a la ley de la insolvencia. Esto hará que otro juez cancele el 100% de la deuda que no puedas pagar, incluida la que ha sido dictada por un juez.

Si te interesa esta opción rellena nuestro formulario y te informaremos.

Otras opciones,si se enfrenta a un juicio por impago de préstamo, hay varios pasos que puede dar para intentar que se resuelva a su favor. Entre ellos:

  • Intentar negociar con el prestamista.
  • Presentar un recurso o una moción de amparo ante el tribunal.
  • Incluso declararse en quiebra mediante el derecho de la insolvencia.

Es importante tener en cuenta que cada una de estas opciones conlleva riesgos, por lo que es mejor hablar con un abogado experimentado antes de emprender cualquier acción.

Un abogado puede revisar su caso y ayudarle a decidir el mejor curso de acción para su situación. También pueden ser capaces de negociar un acuerdo u obtener un resultado diferente en los tribunales de lo que el prestamista solicitó inicialmente.

Es importante recordar que salir de un juicio por impago de préstamo puede ser un proceso complicado, por lo que lo mejor es buscar el asesoramiento de un abogado con experiencia que pueda ayudarle a comprender sus derechos y opciones.

cuanto tarda en salir un juicio por impago de préstamo

Si llego a un acuerdo o realizo los pagos de una sentencia por impago, ¿se borrará por completo mi historial?

No. Aunque consiga negociar un acuerdo o efectuar los pagos de una sentencia por impago de préstamo, la información sobre su impago puede seguir apareciendo en su informe crediticio y en otros documentos financieros. Es importante consultar con el prestamista para determinar los términos exactos de su acuerdo y obtener una copia de los documentos que se presentarán ante el tribunal.

Al llegar a un acuerdo o realizar los pagos correspondientes a una sentencia por impago de un préstamo, es importante considerar el impacto que esto tendrá en su historial crediticio. En España, los datos relativos a los impagos y deudas se registran en ficheros de morosidad, como el de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF) o el Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI).

Una vez que se salda la deuda, el acreedor debe comunicar esta información a los ficheros de morosidad para que procedan a eliminar sus datos. Según la normativa española, en particular la Ley Orgánica 3/2018, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), los datos relativos a deudas y morosidad no pueden mantenerse indefinidamente en estos registros.

El plazo máximo de permanencia de los datos personales en ficheros de morosidad es de seis años contados desde la fecha de vencimiento de la obligación, según establece el artículo 20 de la Ley 44/2002, de Medidas de Reforma del Sistema Financiero. Una vez transcurrido este plazo, o si la deuda es satisfecha antes de que finalice, el interesado puede solicitar la cancelación de sus datos.

Es importante destacar que, aunque se realice el pago o se llegue a un acuerdo, el historial crediticio no se “borra” de forma inmediata. La actualización de la información en los ficheros de morosidad puede llevar un tiempo, y es responsabilidad del deudor asegurarse de que el acreedor ha informado del pago a los ficheros correspondientes.

Además, aunque la deuda se elimine de los registros de morosidad, la información sobre el comportamiento de pago del deudor puede seguir siendo considerada por las entidades financieras a la hora de evaluar futuras solicitudes de crédito. Por tanto, aunque el cumplimiento de la sentencia por impago puede ayudar a mejorar la situación crediticia del deudor, no garantiza que su historial crediticio quede “limpio” de forma inmediata o que no pueda influir en futuras operaciones financieras.

Si consigue resolver con éxito su impago, es posible que la información deje de aparecer en su informe crediticio al cabo de siete años. Sin embargo, siempre debe hablar con un abogado experimentado antes de tomar cualquier decisión, ya que los resultados de un impago pueden variar en función de los detalles de su caso.

En conclusión, los impagos de préstamos pueden ser asuntos complicados que requieren asistencia legal para navegarlos. Es importante hablar con un abogado experimentado que pueda ayudarle a comprender sus derechos y opciones para obtener el mejor resultado posible para su situación, como ya hemos comentado anteriormente. Saber cuánto tarda en salir un juicio por impago de préstamo y las posibles consecuencias del impago pueden ayudarle a tomar decisiones informadas en lo que respecta a su futuro financiero.

Recuerda estudiar si tu caso se puede acoger a la Ley de Segunda Oportunidad para cancelar tu deuda.

AUTOR:
José Ruz Martín
Colegiado 25366 del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona

Te puede interesar





Resumen
¿Cuánto tarda en salir un juicio por impago de préstamo?
Nombre del artículo
¿Cuánto tarda en salir un juicio por impago de préstamo?
Descripción
¿Quieres conocer cuánto tarda en salir un juicio por impago de préstamo y otras cuestiones de interés relacionadas? Entra aquí.
Autor
Publisher Name
Línea Legal
Publisher Logo

Contacta con nosotros

Últimas entradas

¿Quieres cancelar tus deudas sin PAGARLAS?

¿Quieres cancelar tus deudas sin PAGARLAS?